OM
Alan Watts

ALAN-WATTS

“Escucha
Escucha con atención.
Escucha ese sonido.
¿Qué es?
¿Una corriente de aire?
¿Unas cuerdas vocales que vibran?
¿Tus propios tímpanos?
¿Algo que fluye en tu cabeza?
Es todo eso.
Ese sonido eres tú que vibras.
Ese sonido eres tú.
¿Y quién eres tú?
No me digas tu nombre, tu dirección y tu oficio.
Sabes que son sólo máscaras, disfraces, la Gran Actuación.
¿Quién la representa? ¿Tu cuerpo?
¡Vaya actuación!
¿Y quién pone el cuerpo?
Tu padre y tu madre. ¿Te pusieron ellos aquí?
Vamos, no digas tonterías.
Sabes muy bien quién eres, pero no lo quieres admitir.
Ahí, profundamente, en el centro, en el centro de tu corazón
lo sabes. Siempre has estado aquí y siempre lo estarás.
Y el tú en ti es el mismo que el tú en mí.
No eres un turista de visita en este mundo por un tiempo.
Perteneces aquí, como la manzana al árbol.
Y, así como la manzana es la energía del árbol, tú…sí,
tú…eres la energía del mundo.
No sabes quién eres,¿no es así? No puedes llegar a ti mismo
en realidad. Al igual que la yema de un dedo no se puede tocar
a sí misma y los dientes no se pueden morder entre ellos.
Y eso se debe a que tú,
el tú profundo,
es lo que llamamos Brahman.
El Ser del universo.
El eso que no puede ser superado.
El corazón y fundamento de todo lo que sucede.
Piensas que vas a morir algún día. Sí.
Eso es porque de vez en cuando
Tienes que apagarte
a fin de que sepas que estás encendido.
No puede haber arriba sin abajo,
Una parte trasera sin un frente,
Un día luminoso sin una noche oscura.
Todo es una pulsación.
Así, ¿qué estás haciendo, Brahman?
Estás jugando solo a encenderte y apagarte,
Al escondite contigo mismo.
Simplemente vas por la eternidad en medio de la aventura.
Te olvidas de quién eres, en realidad.
De vez en cuando finges que no eres más que un
John Doe, o una (Juan Perez)
Mary Smith, o una (María Gomez)
mariposa, o una
oruga, o una
estrella.
Y que estás perdido en medio de un enorme
Mundo Exterior
Que tú no eres.
Que no comprendes.
Que no controlas.
Por supuesto,
debe haber otro
para producir la sensación de que
tú eres tú.
Y para que te sientas realmente tú,
ese mundo exterior debe sentirse realmente
extraño, diferente, misterioso.
¡Viejo tramposo!
En las profundidades de tu ser
Lo sabes todo y
Lo que quieres es que te sorprendan.
Por eso debes dejar que las cosas se salgan de control.
Tienes que sentirte perdido y solitario
Y llevas el juego hasta el fin
Inventando deseos y amores
miedos y terror
ansiedades devoradoras y
mil delirios.
Todo para poder imaginar que no eres tú
Sino ESO
El que lleva la batuta.
Pero nuestro secreto es…
¡Que tú eres ESO!
Tú llevas la batuta.
Al no dejar que tu mano derecha sepa lo que hace
la izquierda.
Al hacer que la vida sea una brecha vertiginosa entre
lo que haces y
lo que te sucede.
Esa es la gran ilusión, la comedia.
La Gran Actuación.
Y no sólo juegas tu juego
Con elementos tan simples como
Encender y Apagar,
blanco y negro,
vida y muerte.
Para que parezca todo lo real que sea posible
Este mundo que tú representas debe ser
tan complicado que no lo puedas descifrar.
Así, entre
el blanco y el negro,
está toda la gama de colores.
Entre un fuerte puñetazo en la cara y
El intento de tocar el aire
Están todas las texturas de
sentimiento
ardor
palpitación
empujones
abrazos
caricias
cosquillas
besos
roces
fricciones
y el viento leve sobre la piel.
Tu mundo es todos estos elementos
de vida y sonido
de gusto, olfato y tacto
entretejidos en muchas dimensiones en el
fabuloso telar de tu cerebro.
Tu cerebro.
La cosa más complicada del mundo.
Qué tú mismo creaste sin pensar siquiera en ello.
Siempre has sido tú.
Ya que tú, yo, el Ser
es simplemente lo que hay y
todo lo que hay.
todos somos rayos de un centro,
tetas de una marrana,
sonidos de una flauta.
Para siempre jamás.
Pero no resulta monótono
ni aburrido
porque lo olvidamos constantemente.
Mantenemos encendido lo Encendido
intercalando Apagones.
¿Cómo es ESO de grande?
¿Cuánto dura un Encendido?
¿Cuánto dura un Apagón?
Digamos que el hombre y la mujer, la vida humana
Es una danza que dura 4.320.000 años
(sólo para dar una idea de la enormidad)
Y desde luego
hay todo tipo de danzas al mismo tiempo
con sus propios ritmos
Danzas de estrellas.
Danzas de rocas.
Danzas de peces.
Danzas de insectos.
Danzas de plantas
Y extrañas escenas animales como
danzas de cocodrilos
y de elefantes.
La danza humana dura 4.320.000 años,
Un período al que llamamos kalpa.
Antes de que comience y
después que termina
siempre hay otro kalpa
o período de apagón
durante el cual el ser es simplemente el ser
y no finge ser este yo o ese tú.
A ese período de descanso le llamamos
Paz. Desapego. Bienaventuranza pura.
Cuando los 4.320.000 años de descanso llegan a su fin
la danza comienza de nuevo
aunque siempre parece igual que la primera vez.
Cada día es hoy.
Y después
a través de muchos siglos
a través de muchas pulsaciones de despertar y sueño
vida y muerte
extiendes tu mundo a través de un ciclo temporal que
varía de humor
como el arco iris, que va
del violeta al rojo, del
deleite real a la destrucción y el fuego. Ya que
así como no hay violeta sin rojo
no hay placer sin dolor.
Existen cuatro grandes divisiones del kalpa.
Se las ha comparado con las cuatro tiradas del juego hindú de dados.
Primero está la tirada perfecta de cuatro.
Después, la tirada ligeramente imperfecta de tres.
Luego, la tirada de dos, y
Finalmente, la tirada peor, de uno.
Y así, el primer período dura 1.728.000 años
durante los cuales el mundo es tan perfecto como una flor fresca y
tan inmaculado como la piel de una joven hermosa.
El segundo período es un poco más corto.
dura 1.296.000 años
durante los cuales entra en la vida un pequeño elemento de mal y decadencia.
Y se marchitan ligeramente las puntas de los pétalos.
El tercer período dura 864.000 años.
Durante esta era los poderes del bien y del mal se hallan equilibrados.
El cuarto período dura solamente 432.000 años
Y en él los poderes del mal y la destrucción lo dominan todo.
Al final
tu Ser eterno
toma la forma de Shiva, el señor de la renovación mediante la muerte.
Tiene el cuerpo azul, diez brazos y lleva un collar de calaveras.
Pero una de sus manos, con su gesto, nos recuerda que
todo eso
no es más que ilusión y juego.
El Shiva baila la danza del fuego
En la que se destruye el mundo material.
Y el Ser regresa al estado de
Paz
desapego y
bienaventuranza pura.
Todo esto sucede eternamente
kalpa tras kalpa tras kalpa
y no solamente en este mundo visible
que llamamos universo.
Ya que este universo que conocemos
tan sólo es un grano de polvo en otro universo.
Y todos los granos de polvo de este universo que conocemos
contienen diminutos universos sin medida.
Sin fronteras dentro del átomo.
Sin fronteras en la inmensidad.
Por enorme
por incomprensible
por aterrorizante que nos pueda parecer toda esta demostración
todo eso es básicamente
tu propio ser interior.
Ese Ser que no puedes tocar
ni ver
ni clavar con una aguja
ni controlar
Porque está demasiado próximo
demasiado cerca
justo en el centro de todo.
Porque eres tú”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *